28 de octubre de 2008

y un día llegó el feliz momento en que la abollada piñata bajó frente a los ojos de los niños y sus padres, agarró a palazos al cumpleañero abusivo delante de sus amigos, y se retiró de la fiesta arrastrándose lo más dignamente posible.
después de eso ya ningún juego fue divertido, la gelatina se aguó y los chicos regresaron a sus casas sin mayores sorpresas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y qué fué de las sorpresitas que albergaba la piñata? Espero el capítulo II

no decir dijo...

lo confieso, yo soy de las que anhelaba que el coyote se comiera al correcaminos...
así que celebraré por la piñata y seguiré con la fiesta

El Dueño de los Cajones dijo...

Y se hizo justicia!


Me preguntó;

qué sorpresas habrán salido del interior del cumpleañero?

Miro La Luna dijo...

hola queloide
saludos refiloneros

markin dijo...

Alguna ve sentí pena de eso, la piñata tan bonita, y había que destrozarla. Y yo rogaba que la abran con cuidado...

Tenía una tía que usaba la misma piñata años y años, ya que siempre destrozaba la piñata con amor...

:) chau.