22 de febrero de 2009

El culpable de todo me regaló un polo. Es morado y tiene tiritas. Lo vimos en una tienda y yo me lo probé y el no supo nunca que no me gustaba, pero como todo es su culpa lo compró de sorpresa y me lo dio al rato. Yo no quise darle la sorpresa de que el polo no me gustaba en color ni forma, por eso sonreí esa tarde caliente en medio de la calle con tiendas. Es todo lo que guardo de él, el polo morado con tiras que no uso nunca. Guardo también la culpa, la sensación de que debí decirle esa tarde de tiendas lo que me estaba haciendo, todo lo de mi vida que estaba matando ahí mientras me regalaba un polo envuelto en una bolsa negra. Bolsa negra y todo peinadito y perfumado el puto culpable ahí sin saber nada. Sólo yo sabía. Sabía y me la jugué mal.
El inocente y el culpable han salido de escena y sólo quedamos éste polo morado y yo y la noche de un viernes inútil. Me lo pongo para dormir porque soy incapaz de salir con éste polo feo y con la culpa y con el culpable como un muerto que habita en un polo ridículo. Me lo pongo porque merezco tener pesadillas.

4 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Uhmm cuanta coincidencia ... el ultimo me regalo un polo azul, de una marca x la q sabia yo muero, x alguna extraña casualidad deteste el polo (no se lo dije en su momento pero al final si se lo vomite encima), como habia podido tener tan mal gusto ... si esa marca tiene cosas tan lindas ... como sea al tiempo fui a ver tiendas y he de reconocer q la ultima coleccion de esa marca fue nefasta ... el polo sigue colgado con etiqueta y todo.

Anónimo dijo...

no le des a la nostalgia más tiempo del que te costó saber que el polo no te gustaba: no vale la pena

CUYMAGICOVIRTUAL dijo...

si crees merecerlas las tendrás
pero hablando ya no de soñar sino dormir
alguna sensación de comodidad te debe dar

yo prestar.

Anónimo dijo...

viva la nostalgia! cada dia creas la nostalgia del futuro y eso no tiene nada de malo, siempre que sepas que no es mas que eso...