30 de mayo de 2013

.


Te vas a morir, no hay otro camino. No sé si será mañana o pasado pero estoy casi segura de que te mueres este año, o quizás no estoy tan segura pero es lo que te deseo, porque en el fondo te quiero. Cuando mueras, te vas a morir odiándome. Si tienes un poco de suerte no te vas a acordar de que existo, rodeada de esos que si te quieren bien, que se han ocupado de conquistarte, los que nunca te han dado lata. Ellos, esto no lo vas a saber nunca, no te quieren. Te han dado más alcohol del necesario cada vez que los he visto, se han reído, han comentado cada una de tus cosas en son de burla, pero a ellos los quieres y a mí no.

He pensado en pasar a verte. El otro día incluso, estuve en la puerta de tu casa treinta o cuarenta minutos sin tener la menor intención de entrar. Un montón de minutos en el auto sobre la vereda, jugando con el celular. Me pregunté mientras jugaba  si adentro del muro seguirá habiendo el árbol ese que daba flores blancas y si mi foto sigue en el aparador o ya la escondiste o la botaste o se fondeó entre las rumas de papeles, para felicidad tuya de los demás que también me odian. Me sorprendería entrar un día –no sé por qué volvería a entrar salvo a decir adiós- y encontrar mi foto antigua. Me cagaría la vida, entiendes? Pero no te preocupes en buscarla para ponerla y destruirme porque no voy a entrar a tu casa nunca más. Por tu bien, me han mencionado elegantemente que no te busque porque no hay caso. No soy del tipo sabrás, de las que piden perdón por algo que no han hecho, porque yo a ti no te hice nada y tú no me hiciste nada pero sin embargo aprendimos a odiar estar cerca. Nos hicimos mierda de no hacernos nada y ahora pronto, para terminar la guerra golpeando tú, te vas a morir sin que yo pueda hablarte. Muerta habrás ganado de nuevo, llevándote esa parte de mi historia que no sabe nadie más y que nunca quisiste contarme simplemente porque siempre te ha jodido que me vista de azul. Te vas a morir odiándome y me vas a dejar llena de un culpa inútil.

4 comentarios:

@marquezLF dijo...

Conmovedor, interesante y con una dosis de vulnerabilidad que solo deja ver ciertos aspectos de esa relación. Hay momentos así inconclusos y este post me recordó a alguien que conocía también. -Lo aprecio mucho por ello-

Anónimo dijo...

Me he quedado intrigada por saber a quién va dirigido este homenaje. Está bueno.

Gabriela Cubas dijo...

Esos amores imposibles ...

Franz G dijo...

asu