20 de marzo de 2006

cine familiar

Es lunes y pocas ganas tengo de entrar en un debate sobre si el cine tiene o nó un papel educador. Anoche, después de comer algunas alcachofas y varios gansitos, después de ver Cuarto Poder, Panorama, Día D y hasta el talk show de Garavito en TNP (y pensar algún rato que yo, con una aguja, algodón, tocuyo y lana negra puedo hacer en diez minutos un émulo de ser humano que tenga más coherencia estética que ese señor), puse la tele en sleep 45 y me dediqué a pensar estupideces, una de mis actividades inductoras del sueño favoritas.

Karate kid y papel del cine en mi educación, en la chueca formación de mi carácter.

Que levante la mano el que no ha visto karate kid, la original, por lo menos 3 veces en su vida. El que no hizo la grulla parado en un palito, el no volvió a su casa y por lo menos una vez hizo encerar-pulir con la finalidad de encontrar la fuerza necesaria para superar al resto. Todos, no importa si en el colegio lorneábamos o éramos lorneados, fuimos Daniel Larusso alguna vez. Yo dije (y no me enorgullece) que churro refiriéndome a él. Trapos en la frente, algunas de las enseñanzas que en mí encontraron asidero menciono a continuación.

-No es bueno cambiar de barrio, y menos de estado, antes de los 30 (constituye el drama de todo adolescente gringo).

-Todas las mamás avergüenzan a sus hijos, igual que la tuya.

-En Norteamérica se usa que tu púber hijo frecuente la casa de un adulto soltero.

-Los hombres las prefieren mayores y robustitas (Foto 1)

-Los malos tienen la barba partida y siempre son mas guapos (pongamos en una balanza a Daniel y Miyagui frente a Johnny Lawrence y el sensei del Cobra Kai Dojo)

-Quien atrape una mosca con palitos es capaz de todo (y tiene un montón de tiempo que perder). Foto2.

-En el conserje de tu edificio se esconde la sabiduría (nota mental: observar atentamente a benito, el gordito en uniforme azul de mi edificio).

-Cualquiera puede entrenar gracias a los quehaceres domésticos. Toda actividad realizada en simultáneo con las extremidades pares ( brazos si brazos, piernas si piernas) representa un potencial bloqueo defensivo.

-Improvisa y ganarás. De poco sirve entregarse a una disciplina si puedes ganar un torneo en cuestión de semanas. Foto 3

-Nada es definitivo. La primera tenía como lema Sólo el viejo podría enseñarle los secretos de los maestros. Le enseñó que el karate es cuerpo y mente, no manos. La segunda sería Una lección más que compartir. El precio del honor, la gloria de la amistad y la forma en que pelear cuando solo el ganador sobrevive. Elizabeth Shue sería reemplazada por Kumiko, aparecería una gila de Miyagui, la mamá de Danielsan le daría permiso para saltearse el colegio y viajar a Okinawa.

No quiero chocar con el culto de alguien, pero la verdad es que anoche llegué a la conclusión de que Daniel me gustaba por machucado, por acomplejadito, porque de hecho se molestaría si salgo a la calle muy reveladora, si tengo muchos amigos hombres. En su cabecita repasaría como hacer la grulla una y otra vez sintiéndose poderosísimo, mientras yo en mi cabeza fugo a diario con uno de los chicos disfraz de calavera.



foto 1


foto 2


foto 3

3 comentarios:

maría mayo dijo...

Si es Benito el que está hace años en el edificio frente a la clínica americana (ese edificio lleno de consultorios de psicólogos ex hippies generación católica), me consta que sí es sabio. (Y que lava bien los carros).

Ay ay ay, qué chiquita que es esta ciudad.

carla dijo...

lo es. ese mismo benito con uniforme azul. nunca me ha lavado el auto, hoy lo intento.

Anónimo dijo...

Que buena!!!!
Si es necesario me pongo el disfraz de calavera, eso si, te obligaria a llevar traje de guaripolera para andar en nota.